El AJUSTE DE DIÁLOGOS Y SU EVOLUCIÓN

  

EL AJUSTE Y ADAPTACION DE DIALOGOS ES UNO DE LOS PILARES FUNDAMENTALES EN EL PROCESO DEL DOBLAJE

 

No se puede conseguir un buen doblaje sin un ajuste bien realizado.

Esta labor consiste en la adaptación del texto traducido para que éste pueda ser interpretado con la mejor sincronía posible, y conservando al máximo la fidelidad al texto original.

El ajustador debe, por tanto, adecuar los diálogos a los movimientos labiales de cada personaje a doblar.

 

Un buen ajuste es el primer paso para conseguir la máxima eficacia y un resultado final óptimo.

 

La labor de ajustar no ha variado mucho desde que se implantó el doblaje en el cine allá por los años treinta.

Desde ese momento y hasta hace un par de décadas el ajustador realizaba su trabajo con la ayuda de una moviola de montaje, el guión mecanografiado y un lápiz. Durante todos esos años, el ajustador llevaba a cabo su trabajo en las instalaciones del estudio de doblaje.

En los años ochenta, la llegada del vídeo revolucionó la tecnología audiovisual y la moviola fue sustituida por los reproductores de vídeo y las cintas Beta y VHS. El guión mecanografiado y el lápiz seguían vigentes. A partir de ese momento el ajustador empezó a trabajar en su propio domicilio.

Hoy en día el ordenador se ha convertido en el instrumento global que agrupa imagen y guión en una única pantalla.

El lápiz y el papel mecanografiado han quedado atrás, pero su espíritu artesanal todavía está entre nosotros.

 

 

 

 

Autoría página Web:

 Jaume Costa